La publicidad ha consistido siempre en aprovechar el entretenimiento para potenciar un producto. Y ahora, más que nunca, hay muchos más canales para llegar a la gente.

Ahora más que nunca las pequeñas empresas pueden pensar en grande y las grandes actuar en pequeño.

Todo puede ser comunicación. La comunicación no tiene ni medios ni formatos.

En publicidad lo difícil no es tener una idea, sino venderla.

Huya de los creativos que en vez de anunciar su producto se anuncian así mismos.